lunes, 14 de junio de 2010

El ojo del contemplador


Este monstruo de aquí es uno de los más populares, veteranos y representativos del juego de Dungeons & Dragons. Se trata del Contemplador (Beholder), una bola flotante dotada de un ojo central y diez tentáculos, con un ojo adicional en el extremo de cada uno. Cada ojo posee un poder distinto, lo que le dota de múltiples ataques y le permite causar graves problemas a casi cualquier grupo de aventureros de nivel mediano. El monstruo dio nombre, incluso, a toda una serie de juegos de rol de PC, muy populares en su momento: The Eye of the Beholder (I, II y III).
A lo largo de los años y las ediciones, este monstruo se ha representado de maneras diversas. Aquí tienen una figura de plomo, de principios de los años 90.


Y aquí podemos ver tres figuras (con variantes), mucho más actuales:



Bien, imaginemos que no tenemos ninguna de estas figuras, pero queremos colocar uno o más contempladores en el juego. ¿Opciones? Pues aquí tenemos, por ejemplo, unos juguetes de cuerda bastante curiosos y baratos:




Otros ejemplos de la popularidad de este monstruo lo tenemos aquí: hay quien lo ha fabricado mediante origami, con paciencia y mucha maña...



Y otros lo han fabricado en forma de peluche o de pastel.

Por último, me gustaría hablarles de este otro ojo:



Es más pequeño que el resto de figuras que han visto. Aparece como regalo en las cajas del pastel Phoskitos, y aunque nos puede ser útil para algunos monstruos parecidos al contemplador, pero más pequeños (existe un gran número de variantes), a mí me gusta mucho como marcador para el conjuro Ojo arcano.

1 comentario:

  1. El ultimo ojo tiene algo de lo mas inquietante. Si puede dar el pego si.

    ResponderEliminar